El portugués Cristiano Ronaldo tuvo una amarga experiencia en el Vicente Calderón, debido a que le tiraron un encendedor cuando se dirigía al camerino en el descanso del duelo Atlético-Real Madrid por la Copa del Rey.

Tras sentir el impacto en la cabeza, CR7 se desvaneció ante la mirada de su compañero Sergio Ramos, que era el que más cerca estaba a su lado.

Los hinchas "colchoneros" volcaron toda su ira contra Cristiano, pues en el primer tiempo firmó dos tantos de penal para el Real Madrid, los mismos que sentenciaron al equipo de Diego Simeone en la Copa del Rey.

Ahora el equipo de Carlo Ancelotti esperará en la final a su próximo rival, que saldrá del duelo Barcelona-Real Sociedad. Cabe señalar que en el duelo de ida, el conjunto azulgrana ganó 2-0.