El torneo Apertura de la Primera División del fútbol argentino comenzará este viernes golpeado por la baja de River Plate, el equipo más laureado de la historia en su país, descendido a la segunda categoría en junio pasado.

Ha desaparecido del calendario anual el clásico Boca-River, uno de los acontecimientos deportivos más trascendentes de América, en una temporada en la que tampoco competirán en la división de honor Gimnasia y Esgrima La Plata, Quilmes y Huracán, los cuales también bajaron de categoría.

Los que ocuparán esas plazas son cuatro equipos provincianos: Atlético Rafaela y Unión (Santa Fe), Belgrano (Córdoba) y San Martín (San Juan).

Entre las novedades más importantes para el torneo Apertura figura el fichaje por parte de Racing Club del entrenador Diego Simeone, quien en la temporada pasada dirigió al Catania de Italia.

Un San Lorenzo necesitado de recuperar terreno entre los aspirantes a un título, tiene como base a los jugadores de la selección paraguaya Aureliano Torres y Andrés Ortigoza y se ha reforzado con futbolistas del medio local.

Boca Juniors, dirigido por Julio Falcioni, cuenta con el creativo Juan Román Riquelme en su mejor estado de forma e intenta recuperar al medio centro Fernando Gago, quien se desvincula del Real Madrid.

El campeón del Clausura, Vélez Sarsfield, renovó el contrato del goleador uruguayo Santiago Silva, aunque no ha efectuado más incorporaciones, mientras que Estudiantes renovó por un año con Juan Sebastian Verón y fichó al portero paraguayo Justo Villar.

El Apertura tiene el mismo formato de los últimos años, con 19 jornadas.

Dos peruanos estarán disputando este torneo. Giancarlo Carmona jugará por San Lorenzo de Almagro, y el recién llegado, Ronald Quinteros, hará lo propio con el ascendido Unión de Santa Fe.

EFE