EFE

Roma empató 2-2 ante la Lazio en el clásico romano, el cual tuvo como protagonista principal a Francesco Totti que además de marcar los dos goles de su equipo, se tomó un "selfie".

El primer tiempo del derbi estuvo protagonizado por la Lazio, ante una Roma prácticamente irreconocible y que encajó dos goles de Stefano Mauri y del brasileño Felipe Anderson.

No obstante, Roma despertó y en el segundo tiempo comenzó la remontada, impulsada por el capitán, Francesco Totti.

Fue él quien nada más comenzar la segunda mitad del encuentro batió al portero rival con un toque a la altura del segundo palo y asistido por Strootman.

Y pocos minutos después sentenció el empate con una volea realizada tras un pase de Holebas y que provocó un estruendo en el Olímpico de la capital. Eso sí, esta conquista llegó con un "selfie" incluido.