Contenido patrocinado por:

Este contenido fue financiado por un anunciante y creado por el departamento de publicidad del GrupoRPP. La organización encargada de las noticias del Grupo RPP no participó en la creación de este contenido.

Más información

Así se vivió la clasificación de Perú a España 1982, escribe Miguel Humberto Aguirre

Juego de memoria | Hace 35 años se vivió en el Perú una emoción similar a la que hoy. También estábamos a un paso de un Mundial.
La Selección Peruana, de izquierda a derecha: Quiroga, Oblitas, La Rosa, Cueto, Barbadillo, Velásquez, Díaz, Uribe, Rojas, Duarte y Chumpitaz. | Fuente: El Peruano.

Era domingo. Para ser más exactos 6 de septiembre del año 1981. Después de misa, todos al Estadio Nacional. La Selección Peruana, todos los peruanos, buscábamos la clasificación al Mundial de España 1982. El ‘pasaporte’ no era fácil de obtener, se tenía al menos que empatar ante Uruguay.

El equipo celeste venía con grandes estrellas: Hugo de León, Waldemar Victorino y Rubén Paz. Por el lado peruano, INOLVIDABLES (así, con mayúscula), desde Quiroga en el arco hasta Juan Carlos Oblitas en la punta izquierda. En la banca, el eterno fumador Elba de Padua Lima, o simplemente Tim. Pero al otro lado había también un gigante: Roque Gastón Máspoli.

La familia almorzó temprano y enrumbó con destino al Nacional. Alegría total entre los hinchas, expresada en gritos y colores blanco y rojo en diferentes sentidos. Las casas con ventanas y puertas abiertas y sus receptores de radios a todo volumen, contribuían a los sueños y esperanzas de quienes iban camino al estadio.

Bocinazos y banderas daban a las calles un ambiente de fiesta especial. Quienes habíamos vivido toda la etapa de preparación de la Selección Peruana en las Eliminatorias a España 1982 teníamos mucha confianza. Se reafirmaba con las largas charlas del profesor Luis Zacarías, un peruano que dejó Coracora para irse hasta Alemania y entrar al mundo de la Bundesliga, e institutos de preparación física e incorporarse al mundo del futbol.

Cuando se juntaban los nuestros había sinfonía de buen futbol. A toda orquesta. La elegancia la ponían César Cueto, José Velásquez, Julio César Uribe, que esa tarde descontroló al bravo Hugo León. Luego del pitazo final de la clasificación, el capitán Hector Chumpitaz terminó envuelto en la bandera peruana. Postal inmortal, que se sigue publicando en todos los medios. Fue su última a actuación con la blanca y roja.

No se ganó el partido, pero el 1-1 fue suficiente para viajar a España. Fue la última vez con Perú en un mundial. Han pasado 35 años.

El resumen del partido. | Fuente: Movistar TV
¿Qué opinas?