Miles de personas llegaron como todos los años hasta el sector denominado Illanya, a 7 kilómetros de Abancay (región Apurímac), para poder participar de las festividades por Semana Santa en este poblado.

El día más importante de la festividad del patrono de Abancay es el Viernes Santo, desde muy temprano en la madrugada, las personas realizaron un viaje de peregrinación desde la ciudad -por el camino antiguo- hasta la capilla del Señor Justo Juez de Illanya.

Allí, se dio inicio con la procesión, que recorre todos los rincones de sector; luego, el patrono ingresó a la capilla para luego recibir la visita de los feligreses, quienes entraron de rodillas uno por uno para recibir 3 golpes de látigo como representación del sufrimiento de Cristo.

En horas de la noche ,los fieles se apostarán a los alrededores de la capilla para poder prender velas y así mismo hacer figuras con cera con la intención de que el patrono pueda cumplir sus deseos, representados por los gráficos hechos.

Para el Padre Manuel, como ayudante en la capilla del Señor Justo Juez de Illanya, esta es una festividad que recobra su identidad poco a poco debido a que fueron los mismos feligreses quienes pidieron a la congregación retomar los golpes con látigos, costumbre que años pasados ya se había perdido.

Lea más noticias de la región Apurímac