Según Ed Warren, investigador de fenómenos paranormales, una madre regaló a su hija Donna una muñeca el día de su cumpleaños número 28. Con el tiempo, Donna notó varias cosas extrañas en la muñeca.

En esta historia se basa la película Annabelle, en un hecho de la vida real. Realmente existió una muñeca que, según los esposos Warren, estuvo poseída por un demonio y causó terror a dos jóvenes que eran sus dueñas.

Entre las extraños sucesos que vivieron Donna y Angie con Annabelle, la muñeca nunca era encontrada en el mismo lugar que la dejaron, inclusó dejaba notas e intentó ahorcar al prometido de Donna, Lou.

Ed junto a su esposa Lorraine se llevaron a la muñeca a su museo ocultista, donde también coleccionan objetos que han sido dotados de alguna facultad sobrenatural, y en una entrevista Warren indicó que la muñeca también "fue responsable de la muerte de un hombre joven que fue a visitar este sitio y la retó a que hiciera lo peor".