Aún no se hace presente en el marcador, sin embargo Lionel Messi nos demuestra en la Copa América que no hace falta ello para brillar en una cancha de fútbol. 

Cuando transcurrían los 30 minutos del primer tiempo y sofocado por la férrea marca del cuandro colombia, agarró el balón en tres cuartos de cancha y con un toque sutil pasó entre James Rodríguez y Santiago Arias. La maniobra del capitán argentino nos hizo recordar al gran Oliver Aton de Supercampeones.