El atún de aleta azul, que hace más de un año se contaminó con la radioactividad que se filtró de la planta nuclear que se daño en Japón, cruzó el Océano Pacífico y está llegando a las costas de Estados Unidos.

Siendo esta la primera vez que un enorme pez migrante lleva radiación a través de una distancia tan grande.

Los niveles de cesio radioactivo registerados en este atún son diez veces mayor que la cantidad medida en el atún de la costa de California en años recientes.

La buena noticia es que el nivel de radioactividad que encontraron en los peces aún queda por debajo del porcentaje que se considera peligroso para los seres humnano.