Brasil tratará de mostrar que posee músculo y es capaz de perforar defensas cerradas pese a la baja de Neymar, ante un Paraguay que cifra sus opciones de acceder a las semifinales de la Copa América jugando a la contra o repitiendo la hazaña de hace cuatro años desde el punto de penalti.