Decenas de familias lo perdieron todo tras el dantesco incendio ocurrido en la víspera y que arrasó con más de 300 viviendas de varios asentamientos humanos del Callao, entre los cruces de las avenida Elmer Faucett y Morales Duárez, próxima a la ribera del rio Rímac.

Esta mañana tomaron por breves minutos un tramo de la transitada avenida Faucett para elevar su voz en demanda de ayuda, puesto que han quedado a la intemperie luego que sus casas quedaran reducidas a cenizas.

Un contingente policial llegó a la zona para despejar la vía y en medio de empujones y golpes logró restablecer el orden.

"No tenemos ayuda, nos hemos quedado sin nada. Tenemos criaturas por eso venimos a pedir apoyo, pero se meten con nosotros y nos golpean", manifestó a RPP Noticias una indignada pobladora, al cuestionar la acción policial que, según dijo, dejó algunas personas con contusiones.

Una de las damnificadas dijo que las carpas y módulos de vivienda enviados por el Gobierno Regional del Callao solo están llegando al sector de 200 millas y no alcanza a los otros asentamientos afectados como Nuevo Progreso, Nueva Esperanza y 25 de Febrero.