Es la estatua número 23 que ha diseñado este museo de la Reina después de sus 60 años en el trono. La figura se expone en la colección real junto a las figuras de su marido, el duque de Edimburgo, o los duque y duquesa de Cambridge, las figuras más populares tras su reciente boda.