Los comerciantes del mercado de autopartes San Jacinto, en San Luis, se resisten a un posible cierre del centro comercial, que este viernes se vio custodiado por agentes de la Policía Nacional.

RPP Noticias constató la presencia de agentes del orden, situados en los accesos a San Jacinto, como una forma de controlar la compra-venta de mercancía robada o de dudosa procedencia.

Alejandrina Arquíñigo, presidenta de la asociación de comerciantes, dijo que desde noviembre pasado circula una amenaza de cierre, pero expresó su disconformidad al sostener que se trata de un mercado reconocido desde hace 50 años e inscrito en los Registros Públicos.

"Son un promedio de 200 negocios. No lo considero un mercado negro, eso sería si no tuviéramos los documentos en regla", afirmó en declaraciones a RPP Noticias.

Indicó que a ella no le consta que se comercialicen autopartes robadas y argumentó que, en todo caso, es la misma Policía la que debe saber sobre ello puesto que periódicamente hacen requisas y decomisos de mercadería.

"No tengo conocimiento de si hay autopartes robadas, mentiría si dijera que sí hay, pero hay gente buena y gente mala, puede ser", comentó.