Consejos para lograr una alimentación complementaria exitosa

A partir de los seis meses de edad los niños demandan más hierro y por ello deben consumir alimentos de origen animal y así combatir la anemia que es tan común en nuestro país. Con las papillas se da inicio a la alimentación complementaria.
Cortes

Desde que nace el bebé debe ser alimentado a base de leche materna. Este acto debe llevarse de manera exclusiva durante los seis primeros meses de vida del niño, entendiéndose por exclusiva que el niño se alimente a libre demanda sin agüitas o tecitos, solo la leche de la madre.

Sin embargo, a los seis meses la leche materna necesita alimentos que puedan complementar la nutrición del bebé. A este período se le conoce como alimentación complementaria.

Según la Organización Mundial de la Salud y Unicef, las principales características de la alimentación complementaria son:

•    Oportuna: Iniciada en el momento  justo, de tal manera que no disminuya  los beneficios del amamantamiento. Debe iniciarse cuando el niño cumpla los seis meses de nacido.
•    Adecuada: Que provea la energía y nutrientes adecuados para lactantes de más de 6 meses de vida.
•    Segura: Ofrecida y preparada higiénicamente.
•    Perceptiva: Brindada con afecto, respetando las necesidades del niño y la niña.

En nuestro país este período es uno de los más difíciles debido a que las madres o cuidadoras no tienen suficientes conocimientos de cómo realizar una alimentación complementaria exitosa”, dijo la nutricionista Faviola Jimenez, directora de la Red Peruana de Alimentación y Nutrición.

Jimenez recomendó lo siguiente:
1.    Recordar que el estómago del bebé es pequeño y no debemos llenarlo con agüitas o sopitas ralas.
2.    Deben comenzar el período de alimentación complementaria con papillas espesas a las que deben incluir un alimento rico en proteínas de origen animal.
3.    Agregar a las papillas una cucharita pequeña de aceite para incrementar la energía de la papilla.
4.    Elaborar las papillas a base de tubérculos y pueden mezclarlas con diferentes verduras. Algunas recomendaciones son papa amarilla, camote, zapallo, arracacha.
5.    Es una buena recomendación agregar a la papilla algún cereal andino como por ejemplo quinua o kiwicha.

“La alimentación complementaria definirá un adecuado crecimiento y desarrollo de los bebés peruanos”, puntualizó Jimenez.