Continúan las actividades de búsqueda de cuerpos de las víctimas del naufragio del ferri Sewol que se hundió el pasado miércoles 16 de abril, cerca a las costas de la isla surcoreana de Jindio.

El crucero tenía a bordo 476 personas, la mayoría escolares, de las cuales 174 lograron ponerse a salvo. Se han reportado, hasta este jueves, un total de 171 fallecidos, otras 131 permanecen desaparecidas.

Si bien aún no se han esclarecido los motivos por los que se produjo el hundimiento de la embarcacion, se cree que se accidentó tras un giro brusco que produjo que vehículos y carga se desplazaran hacia un lado. No obstante, no se descarta que su estructura presentara algún tipo de deficiencia en materia de seguridad.

Por el momento, las autoridades han prohibido a 30 empleados y la familia que controla la naviera salir del país.