Más de 50 muertos y alrededor de 200 desaparecidos es el número de víctimas del naufragio del buque Sewol en Corea del Sur, mientras decenas de familiares intensifican las muestras de dolor y frustración.

Tras mejorar las condiciones meteorológicas, los buzos lograron por fin iniciar las tareas de rescate que ha permitido recuperar más cuerpos, en su mayoría estudiantes de 16 y 17 años.

Se cree que el Sewol realizó un giro brusco en lugar de cambiar de dirección de forma gradual, lo que pudo desplazar los 180 vehículos y 1.157 toneladas de carga a un lado y provocar su vuelco, mientras pierde peso la teoría de que fue la colisión con una roca lo que provocó el hundimiento.