Los cuatro jóvenes detenidos por la policía tras las protestas por la marcha antitaurina fueron trasladados a la sede del Ministerio Público.

Se trata de Jesús Lozano Encalada, Max Raúl Huallaypoma, Jhon Valenzuela Villena y Julio Mejía Laceros. Ellos llegaron hacia la sede fiscal en dos vehículos oficiales desde la comisaría del Rímac.

La policía atribuyó a los detenidos los delitos contra la propiedad y el delito de disturbios. En el caso de Lozano Encalada, también cuenta con el cargo de lesiones con arma punzocortante.

Según la policía, el joven reconoció que agredió a un efectivo policial. Este delito contempla una pena de hasta seis años de prisión.

Los jóvenes fueron puestos a disposición de la 40 Fiscalía Penal de Lima, que en las próximas horas definirá la situación legal de los detenidos.