AFP

Edgar Martirosyan nunca olvidará los 15 minutos de fama durante la transmisión de los premios Óscar en los cuales obtuvo mil dólares en propina. Pero no solo fue el dinero sino también la fama que obtuvo tras ser visto por miles de millones de amantes del cine en todo el mundo, quienes fueron testigos cómo estrellas como Brad Pitt se olvidaron de las formas y comieron pizzas con las manos.

Al ser entrevistado al día siguiente de la ceremonia por la propia conductora del show, Ellen DeGeneres, Martirosyan reveló la cantidad de dinero que recaudó con los famosos.

El joven no tenía idea de que en plena jornada laboral iba a terminar ganando US$1.000 de propina al llevar varias pizzas al teatro Dolby.

"Pensaba que iba a entregar la pizza a productores, hasta que apareciste tú. Me dijiste que te siguiera y de pronto, estaba en el escenario",  relató a la conductora, que se lució con su particular humor durante la premiación. 

Una de las escenas más divertidas fue ver a Brad Pitt pararse de la butaca y dejar a Angelina Jolie por unos segundos para repartir las servilletas y los platos de plástico a otros actores, como Meryl Streep y Jennifer Lawrence.

Ellen luego juntó dinero entre los artistas con el gorro de Pharrell William, que minutos antes había interpretado su canción "Happy".