Este viernes 31 de enero se da inicio al Año del Caballo de Madera, que es el Año Nuevo Chino. A partir de ese momento, y hasta el 1 de febrero de 2015, ese animal, según el horóscopo chino, regirá la vida de todos.

Según los astrólogos, el caballo se caracteriza por ser extrovertido, vivaz y muy animado. Está lleno de energía, siempre busca el momento y el lugar para levantar las patas delanteras y sentirse verdaderamente libre. Por ello, este año se pronostica muchos movimientos y retos para las personas.

Esta costumbre milenaria se rige por un almanaque astrológico que, al tener su origen en el calendario lunar, provoca que el primer día de cada año varíe siempre entre finales de enero y mediados de febrero y reciba también el nombre de la Fiesta de la Primavera.

Este año que comienza viene con mucha vitalidad y es ideal para quienes quieren emprender nuevos proyectos. Los especialmente beneficiados serán los nacidos en 1906, 1918, 1930, 1942, 1954, 1966, 1978, 1990, 2002 y 2014.

Los chinos se lanzarán a la calle para saludar la llegada del nuevo año con fuegos artificiales, mientras que luego se quemará dinero de mentira en honor de los ancestros y al día siguiente se visitarán los templos para pedir al caballo lo que estos días se repite por todos los rincones del país: Gong xi fa cai (Te deseo que consigas mucho dinero).

La tradicional cena del Año Nuevo chino está compuesta por el cerdo y el pescado para traer abundancia y buena suerte al hogar.