Gastón Acurio: La Biblia es una fuente de inspiración

El gran chef peruano dirigió una oración por el país en el Desayuno Nacional de Oración de este año
Foto: Difusi
Gastón Acurio es sin duda el referente más importante de la gastronomía peruana. Su libro "500 años de fusión" fue galardonado como el mejor libro gastronómico de todo el planeta en la premiación más importante de la comida mundial, los Gourmand World Cookbook Awards y hace poco realizó también el festival gastronómico "Mistura 2009" al cual asistieron nada menos que 100 mil personas.

Hace unos días Gastón fue el encargado de guiar la oración en el "Desayuno Nacional de Oración", evento interconfesional que busca interceder por el país y sus autoridades.

En su momento el reconocido cheff agradeció a Dios por el país que tenemos y pidió para que lo supiéramos valorar y desarrollar, que los peruanos nos acerquemos cada día más a la paz y la justicia. Al final, Gastón se animó a dar unas breves declaraciones sobre lo que el texto sagrado significa para él y se tomó una foto con el Presidente y el Director General de la Sociedad Bíblica Peruana, el obispo Jorge Bravo y Dr. Roberto Miranda, respectivamente.

"La Biblia es una fuente de inspiración, una fuente de vida y sobretodo un modelo permanente de humildad que es el principal mensaje que nos dejó Jesús. La Biblia es una fuente de buenos sentimientos, de inspiración, de nobles causas y de todo lo que el ser humano tiene que sacar de su lado más noble. Hay que leer la Biblia y hay que leer de todo en realidad", dijo.

El Desayuno Nacional de Oración se realizó en el Swissotel de San Isidro y es el decimocuarto desayuno anual que se realiza en nuestro país.

Este año contó también con la asistencia de Monseñor Juan Luis Cipriani y del vicepresidente de la República Luis Giampietri Rojas entre otras connotadas personalidades.

La idea de esta reunión nace hace más de 50 años, en los tiempos de la Segunda Guerra Mundial, donde las personas se reunían en sus hogares, rodeados de sus familiares y amigos, a fin de orar para que los dirigentes de los países comprendieran que la humanidad debía vivir en paz.

Las reflexiones y oraciones de este desayuno tienen como finalidad pedir a Dios que incentive un diálogo entre los líderes de los diferentes sectores peruanos en busca de un camino de entendimiento de paz nacional.