Habilitan el ingreso del público a dos criptas de la Catedral de Lima

Estas criptas recién rehabilitadas son dos de las seis de las que se tiene por el momento constancia dentro de la Catedral de Lima.
Wikimedia

La Catedral de Lima muestra al público dos criptas que albergaban en sus tumbas a por lo menos 180 cuerpos enterrados durante la época virreinal, explicó hoy a Efe el arqueólogo que dirigió la excavación, Raúl Greenwich.

Las criptas ubicadas bajo las capillas de la Virgen de la Candelaria y de la Virgen de la Asunción, en la bóveda derecha de la catedral, contenían en el primer caso a las familias de los miembros de la Cofradía de los Zapateros y en el segundo, a personas procedente de un rango social más amplio.

"Entre ellos hay un gran número de niños pero sobre todo supone una muestra de la población limeña de la época al conservar los cuerpos de habitantes de distintos estratos sociales", precisó Greenwich.

Según el arqueólogo, la Catedral de Lima fue desde 1535 y durante la época colonial uno de los principales enclaves sepulcrales de la ciudad hasta que en 1808 se construyó el cementerio Presbítero, pero hasta ahora no se habían rescatado sus espacios y estructuras funerarios.

"Hasta hace poco la única referencia sepulcral de la Lima virreinal eran las catacumbas de la Iglesia de San Francisco, también en el centro de Lima, ya que el subsuelo de la Catedral estaba prácticamente inexplorado y no descartamos que existan más criptas en el resto de capillas", anticipó.

Dos de seis criptas

Estas criptas recién rehabilitadas son dos de las seis de las que se tiene por el momento constancia dentro de su recinto y se han integrado dentro del recorrido guiado que los visitantes hacen por el templo, donde también visitan los restos del conquistador Francisco Pizarro y la cripta virreinal.

La cripta de la Virgen de la Candelaria cuenta con cinco tumbas de 80 centímetros de profundidad en las que se hallaron hasta 70 cuerpos, de los que 27 eran niños y "uno de ellos era un bebé recién nacido en brazos de su madre".

Greenwich señaló que se trata de "tumbas colectivas donde se depositaban los cuerpos uno sobre otro únicamente separados por una capa de cal para evitar el olor de la descomposición".

En cambio, la cripta de la Virgen de la Asunción estaba dirigida a la población general y cuenta con tres espacios abovedados y nueve tumbas de 1,5 metros, donde se habían depositado "al menos 110 cuerpos.

"Aquí los cuerpos estaban desordenados y su origen era diverso, ya que aunque había algunos criollos, hijos de españoles, la mayoría eran mestizos y hasta se hallaron dos con rasgos de raza negra", apuntó.

El último espacio de esa cripta es un pozo contra sismos de seis metros de profundidad y cuatro de diámetro excavado en el pedregoso subsuelo de Lima, y Greenwich no descarta la existencia de otros similares en otros puntos del templo, que tuvo que ser reconstruido tras un terremoto en 1746.

No obstante, Greenwich señaló que hay enterramientos en el área de la Catedral desde antes de su construcción e "incluso se han encontrado cuerpos justo debajo de las baldosas de mármol".

El proyecto dirigido por el arqueólogo peruano para rescatar el patrimonio funerario de la catedral de Lima comenzó en 2006 con el análisis de los restos de Francisco Pizarro, cuyas conclusiones de la investigación también se exponen en Trujillo (España).

En noviembre comenzará el estudio de los restos de Santo Toribio de Mogrovejo y se rehabilitará la cripta del primer alcalde de Lima, Nicolás de Rivera, para más tarde pasar al análisis de los restos de Gerónimo de Loayza, primer arzobispo de Lima, y de Melchor de Portocarrero, virrey del Perú entre 1689 y 1705.

EFE