Japón: Ciudad demandará al Estado por construcción de planta nuclear

El alcalde de Hakodate exige al Gobierno que revoque la autorización a la empresa Electric Power Development para construir una planta nuclear en la localidad costera de Oma.
Wikimedia

El Ayuntamiento de una ciudad japonesa planea demandar al Estado para detener la construcción de una planta nuclear en una prefectura vecina bajo el argumento de que podría causar "daños devastadores" en caso de accidente, informó hoy la agencia local Kyodo.

El alcalde de Hakodate, localidad ubicada en la isla y prefectura de Hokkaido al norte del país, anunció que estudia acudir al Tribunal de Distrito de Tokio, para exigir al Gobierno que revoque la autorización a la empresa Electric Power Development para construir una planta nuclear en la localidad costera de Oma.

Oma se encuentra en el extremo norte de la prefectura de Aomori en Honshu, la principal isla del archipiélago japonés, a unos 23 kilómetros por mar frente a Hakodate en la costa sur de Hokkaido.

Esta ciudad "sufriría daños devastadores en caso de accidente", aseguró el alcalde de Hakodate, Toshiki Kudo, en declaraciones recogidas por Kyodo.

El dirigente local lamentó que "no es razonable que la planta se esté construyendo sin el consentimiento de la ciudad", teniendo en cuenta su proximidad geográfica y el antecedente del desastre de Fukushima en el año 2011.

El consistorio prevé argumentar en los tribunales que necesita preparar medidas para proteger a sus ciudadanos, ya que la ciudad se encuentra dentro del radio de 30 kilómetros de la central designado como zona especial de protección ante emergencias nucleares.

Si el Ayuntamiento de Hakodate acude finalmente a los tribunales, algo que se decidirá en febrero durante una Asamblea Municipal, sería la primera demanda que un gobierno local interpone contra el Estado en Japón por un tema de energía nuclear.

Tras comenzar la construcción de la planta de Oma en mayo de 2008, los trabajos fueron suspendidos tras el desastre nuclear de Fukushima en marzo de 2011, aunque se reanudaron en octubre de 2012.

A raíz de aquel accidente, el peor desde la tragedia de Chernóbil, la seguridad de las instalaciones atómicas es objeto de debate en todo el mundo y especialmente en Japón, donde todavía hoy a decenas de miles de personas permanecen desplazadas de la zona de exclusión en torno a la central.

EFE