Su excuñado William Balfour está acusado de triple homicidio. Jurado comenzó a deliberar en el caso del asesinato de familiares de Jennifer Hudson; ayer se realizaron las exposiciones finales de ambas partes, antes de que se llegue a una resolución para el acusado, William Balfour.

Jennifer Hudson y su hermana Julia rompieron en llanto al ver las  las fotos que se mostró durante el juicio que se le sigue a su excuñado William Balfour, como autor del asesinato de sus familiares, motivado por los celos.

Su madre, Darnell Donerson, de 57 años y su hermano Jason Hudson, de 29, yacían  muertos; ella tirada en el suelo con un camisón de dormir y él sobre la  cama solo con ropa interior verde.

El brazo sin vida del pequeño Julian King de siete años, permanecía extendido en el asiento trasero del vehículo robado de su tío, su cuerpo, abatido en el suelo; el niño  fue hallado tres días después de haber sido raptado de la casa familiar.

La parte denunciante, sostiene que el autor de este triple asesinato es William Balfour, quien había amenazado a la hermana de la actriz con matar a su familia si lo abandonaba y que ella sería la última en morir. William Balfour "actuó movido por su obsesión, sus celos", dijo  la defensa de la familia.


LA DEFENSA DE BALFOUR

La defensa de William Balfour, argumentó su inocencia basada en que la policía no investigó las conexiones del narcotráfico de Jason Hudson, quien era conocido en el barrio de Englewood (donde creció la cantante y que su familia nunca abandonó) como un traficante de poca monta.

 "Decidieron inmediatamente construir un caso en lugar de investigar un crimen", afirmó la defensa, quien acusó a la policía de presentar pruebas clave, como las llaves del vehículo robado de Jason Hudson, que portaba Balfour cuando fue arrestado, y destruir la credibilidad de los testigos.

"Mi cliente es un hombre inocente", afirmó en tono vehemente ante el jurado. Y pidió "que hagan lo correcto: encontrar a los autores de este crimen y dejar a William Balfour libre".

EL ABOGADO DE LA ACUSACIÓN

 James McKay  rechazó la teoría de la conspiración y que había un "tsunami" de pruebas que apuntaban a la culpabilidad de Balfour, incluyendo el no haber hecho  nada para ayudar en la búsqueda del desaparecido Julian o para consolar a su mujer de la que estaba separado.

En cambio, Balfour se escondió en casa de una amiga e hizo llamadas telefónicas para tratar de tener una falsa coartada antes de que fuera encontrado por la policía.

"Este crimen no estuvo motivado por dinero o drogas, era personal", dijo McKay.

* Fuente: AFP

---------------------------------------------

EN ESCENA  es un programa que se trasmite por RPP noticias los sábados desde las 3:00 pm y los domingos a partir de la 1:30 pm, con la conducción de Johnny Padilla Orbegoso.