Minsa

Aunque muchos padres piensen lo contrario, la comida de media tarde es la encargada de darles la energía suficiente a los niños para realizar actividades extras.

Pan con mantequilla y miel, un vaso de leche, un sándwich, un licuado, una fruta y muchas otras, son las opciones que sirven para realizar la comida de media tarde. Recordemos que siempre debe incluir, un lácteo que proporciona proteínas, cereales y una pieza de fruta.

Si bien las recomendaciones en cuanto a alimentos son iguales que las del desayuno, en éste caso deben ser en menor cantidad, ya que la intención de la comida de media tarde, es solamente reponer energías, y no quitarles el hambre, de lo contrario llegada la hora de la cena no tendrán apetito.

La merienda según el peso de los niños:
• Aquellos niños con sobre peso, pueden consumir en la merienda, un yogurt con frutas, una rebanada de pan con queso, o un vaso de leche semidesnatada con 15 gramos de cereales.
• Para aquellos niños que el peso está por debajo de lo normal, la merienda no puede faltar, ellos pueden consumir un vaso de jugo de frutas acompañado de variedad de frutas secas (nueces, almendras, pasas de uvas, maníes etc.), o bien una porción del tamaño de un cassette con miel, o un licuado de leche con su fruta preferida, y así cubrir sus necesidades alimentarias por la tarde.

Fuente: Pediatrics