Un estudio de Medical Daily, señaló que la música influye mucho en la manera de cómo conduce una persona. Ciertas géneros musicales pueden llevar a las personas a conducir aceleradamente para alcanzar al ritmo de la canción; a diferencia de otras más lentas que tienen un efecto calmante.

Por otro lado indicaron que las canciones que menos nos gustan pueden generar distracción y estrés, lo cual provoca un efecto negativo en la conducción.