Los lugareños de Le Mat crían culebras, entre ellas algunas de las más peligrosas del mundo como pitones, víboras, cobras y la mortífera "serpiente de los cinco pasos". Además la población de estos reptiles supera el número de pobladores del pueblo en una proporción de casi 3.000 a uno.

Aquí crían reptiles por su carne, que se vende a restaurantes, por partes de su cuerpo muy solicitadas en la medicina tradicional china y para la elebaración del vino de serpiente.

Con el comienzo del Año Chino de la Serpiente este 2013 los habitantes esperan 12 meses de prosperidad y felicidad.