El hombre y la señora que se encargó de alojarlo eran miembros de la iglesia cristiana Dios de la Profecía. | Fuente: Google Maps | Referencial

La hermana de un hombre fallecido por COVID-19 en Carabayllo denunció que miembros de la iglesia a la que pertenecía su hermano se niegan a entregar el cadáver a las autoridades para que realicen los protocolos correspondientes. Ella indicó que estos no quieren entregar el cuerpo ya que creen que resucitará.

A través de Rotafono, la mujer precisó que el cuerpo de su hermano se encontraba en una vivienda en Carabayllo y que ya había realizado las llamadas respectivas al Ministerio de Salud para que puedan incinerar el cuerpo. “Ellos tienen la certeza de que va a resucitar y ahora mi preocupación es que yo sé que mi hermano está muerto y ese cuerpo está en descomposición día a día”, expresó.

Si bien el hombre vivía en un principio en Comas, este llegó a la casa de una hermana de su iglesia en Carabayllo ya que en su vivienda no tenía ni agua ni luz. El pasado 3 de mayo, su esposa dio a luz a su hija y es ahí donde fue acogido por la señora Flor. Cinco días más tarde, el hombre dio positivo a COVID-19 y este último sábado falleció.

RPP Noticias se comunicó con el pastor de la primera iglesia del hombre quien corroboró la situación del cadáver. “La hermana no quiere dar los datos de su casa exactamente. Si bien ya murió, dice que para ella no está muerto y que va a resucitar”, señaló.

La vivienda en donde está el cadáver está ubicada la Asociación de vivienda Los Girasoles de Huacoy. La dueña de la vivienda logró conversar con este medio y aseguró que todo se trata de “una mala comunicación” y que ella no está reteniendo ningún cuerpo. Sin embargo, agentes de la comisaría El Progreso llegaron hasta el lugar para constatar los hechos.

Estos han sido remitidos nuevamente al Ministerio de Salud para que cumpla con el protocolo de fallecidos por coronavirus.

¿Qué opinas?