Muestra 50 aniversario de Barbie y Ken reúne en Tokio 300 muñecas

Algunas de las muñecas lucen kimonos, además de vestidos diseñados por Valentino, Dior y Armani y pertenecen a Yasuhiro Sekiguchi quien tiene 20.000 Barbies.
Foto: Difusi

Más de 300 muñecas Barbie, algunas de ellas con kimonos y vestidos diseñados por Valentino, Dior y Armani engalanan la muestra retrospectiva "Cincuenta aniversario de Barbie y Ken", que arrancó hoy en Tokio.

Todos estos juguetes forman parte de la colección del japonés Yasuhiro Sekiguchi, quien posee unas 20.000 muñecas de los tres períodos de Barbie: "Vintage" (1959-66), "Mod" (1967-76) y "Superstar" (1977 hasta la fecha).

Una de las secciones más populares de esta muestra de culto, que cierra el 27 de diciembre próximo, es la de los grandes diseñadores, donde la popular muñeca creada por la estadounidense Ruth Handler, viste un vestido largo de noche sin mangas y con bordados grises de Giorgio Armani.

Arrancan los suspiros de los visitantes de la muestra, principalmente mujeres, la Barbie que viste un sobrio conjunto de falda negra y chaqueta blanca diseñado por Christian Dior o la muñeca que va ataviada con una minifalda a cuadros tipo escocesa y botines negros de Alessandro Bavari.

En la retrospectiva también aparece Barbie con elegantes modelos de Valentino, Christian Lacroix y Vivienne Westwood, con una breve explicación firmada por los mismos diseñadores.

En el recorrido de la muestra dedicada a la muñeca comercializada por la firma Mattel, se puede apreciar a Barbie en otras facetas como las de ama de casa, astronauta o camarera.

Barbie y su novio Ken además se visten de novios, no solo de blanco, sino también de coloridos trajes en la edición especial para conmemorar la boda del emperador japonés Akihito con la princesa Michiko.

Otros ejemplares de Barbie llevan el rostro de la recordada modelo británica "Twiggy", uno de los iconos de la moda en la década de los sesenta, o se visten de asistentes de vuelo junto a reproducciones de los aviones de la desaparecida empresa estadounidense Braniff.

EFE