Una erupción solar causó una espectacular llamarada, hace cinco días. El evento fue de clase M7.3, lo que significa tuvo una potencia considerable.

Las explosiones solares se dividen en clases A, B, C, M y X (donde la clase A es la más débil y la X, la más potente), y dentro de estas clases hay graduación entre 1 y 9.  

Además, pueden provocar provocar tormentas magnéticas, que pueden afectar las comunicaciones en la Tierra, causar apagones eléctricos y afectar al estado de salud de algunas personas.  

El suceso fue registrado en el Observatorio de Dinámica Solar.