Al menos nueve palestinos, entre ellos una mujer embarazada y dos familiares de Mohamad al Deif, líder del ala militar del movimiento islamista Hamas, murieron esta noche en nuevos bombardeos israelíes sobre Gaza.

La esposa y la hija menor del jefe de las "Brigadas Azedim Al Kasam", brazo armado de Hamás, además de un tercer civil, perecieron en un bombardeo que según las autoridades israelíes tenía como objetivo acabar con la vida de Al Daif.

"Mohamad al Deif merece la muerte igual que (el ex líder de la red terrorista internacional, Osama bin Laden), es un objetivo legítimo", justificó esta mañana el ministro israelí de Interior, Gideon Saar.

"Se presentó una ocasión para eliminarlo", agregó en declaraciones a la radio militar.

Fuentes palestinas indicaron, por su parte, que en el ataque, que tuvo lugar en el barrio gazatí de Sheij Raduan, se usaron varios proyectiles de enorme potencia y que otras 45 personas resultaron heridas.

"La mujer y la hija del gran líder son ahora mártires", confirmó a través de las redes sociales el responsable de Hamás, Musa Abu Marzuk.

Hamás, por su parte, ha instado hoy a la población a que el funeral al mediodía de sus familiares se convierta en un expresión multitudinaria de dolor y solidaridad en la Franja.

Al Deif, que ha sobrevivido a al menos cinco intentos israelíes de asesinato, accedió a la jefatura del brazo militar de Hamás en 2002, tras el asesinato de su predecesor, Salah Shehade.

Palestinos e israelíes se acusaron mutuamente el martes de haber roto la tregua después de que de forma casi simultánea varios cohetes fueran lanzados desde la Franja y la aviación israelí atacara una veintena de puntos en Gaza.

Los bombardeos israelíes se intensificaron a lo largo de la tarde noche, y al menos otras seis personas murieron en ellos, informaron fuentes en la Franja.

Más de 2.000 palestinos, un 75 por ciento de ellos civiles, han muerto en bombardeos israelíes en Gaza en las seis semanas que dura la actual ofensiva militar.

EFE