Pistas conducen a autores intelectuales del crimen de Choy

Juez a cargo del caso dispuso que la Policía de Homicidios prosiga con las pesquisas y ha vuelto la mirada a las llamadas que hizo y recibió el fotógrafo previo a ser asesinado.
Facebook Luis Choy

El juez Eduardo Egúsquiza Castro, que ve el caso por el asesinato del fotógrafo Luis Choy, ha vuelto a pistas que habían quedado sueltas y que conducirían a los autores intelectuales del sonado crimen.

El magistrado ha dispuesto que la Policía prosiga con las pesquisas tras una nueva revisión al atestado policial de los perpetradores del homicidio, Lindomar Hernández Jiménez “Puerto Rico” y Edgar Lucano Rosas “Lucano”, ambos fallecidos tras su fuga de un penal; así como de la revisión de las llamadas hechas y recibidas por Choy.

De lo dicho por "Puerto Rico" y "Lucano" a los agentes de Homicidios quedó esclarecido que
"Chato”, un delincuente preso en el penal Sarita Colonia, en el Callao, los contactó y fue Carlos Aldabe Ugarte, alias "Fortachón", quien está prófugo, el que les dio un adelanto de 5 mil soles para ejecutar al reportero gráfico y otros 15 mil cuando completaron el encargo.

Según recoge La República, la Policía ha elevado un informe al magistrado en el que indican que la versión del delincuente Carlos Timaná Copara, en el que sindica al congresista Kenji Fujimori, como autor intelectual del crimen, carece de sustento, y busca confundir a la opinión pública.

Señalan que nunca existió un USB, el que según versión de Timaná contendría imágenes del seguimiento que Choy hizo a Fujimori por presuntamente estar relacionado con el narcotráfico.

La División de Homicidios también ha vuelto la mirada hacia las comunicaciones de Choy, que en efecto registra varias llamadas hechas por "Puerto Rico" para supuestamente comprarle una camioneta que el periodista había puesto en venta.

Pero, además, en el teléfono de Choy había varios mensajes de textos dirigidos a Ricardo Martínez Ojeda, un empresario a quien el periodista le había vendido una camioneta.

“Necesito mi dinero del carro y la diferencia que resta sí o sí hoy. Es urgente, por favor, de verdad. Es mucha cosa con esto y estoy perdiendo un huevo”, escribió Choy a Martínez.

En otro mensaje le dijo: “Ricardo, qué fue. Creo que no es justo todo esto. Yo actué de buena fe. Me estoy jodiendo con todo esto. Espero tu pronta respuesta”.

Fiorella García, la enamorada del fotorreportero, manifestó a la Policía que conocía a Ricardo Martínez y mencionó que Choy estaba mortificado con él porque se negaba a pagarle lo que le debía.

En su declaración, Ricardo Martínez aceptó que mantenía una deuda con Choy y que el periodista, además, le prestó dinero en dólares y que lo estaba pagando de a pocos.

Según el reporte de las llamadas, el empresario se comunicó al celular de Choy a las 9 de la mañana. Al ser preguntado porque motivo lo llamó, dijo que para decirle que de todas maneras le pagaría. Horas después el fotógrafo fue asesinado por “Puerto Rico”.

La República también señala que ante la presencia de la fiscal Claudia García Flores, los agentes de Homicidios accedieron a la memoria del teléfono de Choy, donde encontraron registrados los nombres de Adolfo Chávez, Alexis Huamaní, Barboza, Bellido, Candy, Carol, Carlos Fernando, Carmen Díaz, César Vásquez,  Chacón, Chato, Rolando, Diego Vásquez. E. Chacón, Erick Vidal, Pancho, Peruano Japonés, Ponce, Raúl García, entre otros.

Añade que despertó la atención de los agentes que se encontraran tres contactos bajo el nombre de “Fuji”.

Precisa que el día del crimen Choy recibió doce llamadas telefónicas antes y después de su muerte.