La Academia de Cine español ya tiene en su poder el Goya que le fue sustraído el pasado domingo al cineasta Albert Solé, galardonado con el premio al mejor documental, en una fiesta celebrada al término de la gala de entrega.

El autor del robo decidió devolverlo y lo hizo a través del diario "El Mundo", según confirmaron a EFE fuentes de la Academia.

"No soy un ladrón. Vi la estatuilla tirada en el ropero y le dije a la encargada: "Dame mi abrigo y el Goya"", confiesa el responsable de la desaparición del premio en las páginas del periódico.

El ladrón, que resultó ser un crítico de cine en paro sin identificar, asegura que sólo intentaba "protestar por el sectarismo y el nepotismo que imperan en el cine español".

EFE