Foto referencial

La diseñadora peruana Sitka Semsch apostó hoy por los tejidos metálicos y su compatriota Fátima Arrieta desplegó un intenso cromatismo en sus respectivos desfiles, durante la segunda jornada de la Semana Perú Moda.

Ambas diseñadoras ofrecieron una contraposición de estilos donde la primera mostró una colección de conjuntos femeninos caracterizados por un corte más clásico, con pantalones anchos, y la segunda exhibió un arsenal de vestidos sueltos, teñidos de colores vivaces.

Previamente la joyería peruana Ilaria ofreció un pase donde exhibió una detallada orfebrería de plata con pendientes y collares anchos, cinturones finos, largos brazaletes, bolsos sencillos e incluso corsés.

Semsch declaró a Efe que "lo bonito de estos brillos metálicos es que están envueltos en tules, que dejan y no dejan ver al mismo tiempo", y destacó que su colección mantiene su estilo al contener "mucha lentejuela y pluma, en colores neutros como los marrones de tierra, los ocres y los acres".

"Me fascinan los pantalones anchos porque están a medio camino entre el pantalón y la falda y no sabes muy bien lo que llevas puesto", aclaró.

La costurera peruana valoró que la semana de la moda de Lima llegue a su segunda edición para ser un contrapunto a que "no sólo te vea Europa" y deseó que puedan organizarse dos ediciones al año para mostrar colecciones de invierno y verano.

Más tarde Fátima Arrieta ofrecería un estilo contrapuesto con numerosos vestidos rojos intensos, que denotaban una pasión reafirmada en cinturas ceñidas para dar paso a bajos sueltos que cobraban volumen y vitalidad con el movimiento de las piernas.

También hubo espacio para los azules eléctricos con largas colas, los morados entallados, los verdes en compañía de las lentejuelas y hasta los negros para la noche con estampados de flores.

Su desfile lo cerró un vestido de novia de hombros desnudos, con brillantez en su parte superior ajustada y con volumen escalonado en su parte inferior.

EFE