Suenan por fin rumores de Óscar para Richard Gere gracias a su papel en "El fraude", donde interpreta a un "macho alfa" en la jungla de las finanzas con Susan Sarandon como esposa y Laetitia Casta como amante.

"Esta no es una película educativa sobre la crisis financiera. Para eso está ya la mejor de todas, "Inside Job". Esta habla más del proceso emocional, de cómo estamos configurados en el cerebro en este contexto de crisis", explicaba Gere en una entrevista en el Festival de San Sebastián.

Gere vuelve a lucir como nadie el look de "yuppie", no escatima en caídas de ojos y saca todas sus armas de galán para envolver el núcleo voraz de su nuevo personaje, Robert Miller, un magnate de las finanzas que empieza a ver cómo se desmorona su burbuja especulativa justo cuando cumple los 60 años.

"Es más maquiavélico, más cínico. Es un depredador, pero tiene respeto por todo el mundo. Un macho alfa, un tiburón que quiere ser el rey del océano", resume Gere.

En ese océano nada su amante, interpretada por Laetitia Casta; su mujer, una versión femenina de sí mismo interpretada impecablemente por Susan Sarandon, y su hija y socia, que se resiste a romper la imagen idealizada que tiene de él y está interpretada por Brit Marling.

Pero el tiburón, al final, abrirá las fauces y devorará cualquier atisbo de justicia social en pos de su supervivencia. Su problema no es la avaricia, sino la imposibilidad de asumir la derrota una vez ha entrado en el juego del ganador.

Gere, quien nunca ha estado nominado al Óscar -aunque todo el mundo pensó que lo conseguiría por "Chicago"- ahora ha recibido excelentes críticas.

Con un puñado de buenas películas, 63 años con el atractivo intacto y el público a su favor, aunque sea consciente de que para muchos seguirá siendo "el protagonista de "Pretty Woman"".

"No tengo ningún problema con esa película. Es más, me encanta. Recuerdo estar viendo la película en una de las primeras proyecciones de pruebas. Estábamos sentados Julia Roberts y yo, nos reímos mucho y lloramos un poco, también nos arrastró. Tuvo algo de mágico", concluye.

EFE