Foto: Difusi

Habían pasado algunos años desde que Winona Ryder ("Beetlejuice", "Alien") no era protagonista en una producción cinematográfica. Con la película "The Dilemma", que se estrenará este viernes en el Reino Unido, la actriz estadounidense marca su regreso a la industria que la vio crecer.

Ryder dijo hoy sentirse "muy agradecida" por poder formar parte del elenco y por su carrera en el cine y dijo no pensar "demasiado" en los problemas que la habían hecho alejarse de la industria.

En 2001, la artista perpetró un robo en una tienda, situación que puso un freno a su carrera. "Tuve que alejarme porque trabajaba tanto que me di cuenta de que no tenía una vida", declaró en una conferencia de prensa.

La actriz, que comenzó a trabajar a una edad muy temprana, se distanció del cine para "poder fomentar mis amistades y dedicar tiempo a mi familia".

Irónicamente, la nueva producción competirá contra otro de los filmes en los que ha trabajado recientemente. En "Black Swan", una de las favoritas para los Oscar y nominada para un BAFTA como mejor película, Ryder tiene un pequeño pero impactante papel en el que interpreta a una bailarina que sufre transtornos psicológicos.

Jennifer Connelly, contemporánea de Ryder, y una artista que también comenzó a ejercer la profesión cuando era una niña, no recuerda haber tenido ningún parón de ese estilo "aunque sí que dejé de trabajar durante el primer año de universidad".

"Soy madre desde hace trece años" agregó, "por lo que tampoco hago películas todo el tiempo, hago de todo un poco".

"The Dilemma" es lo nuevo de Ron Howard ("A Beautiful Mind", "Frost/Nixon", "The Da Vinci Code"), una película que sorprende por su gran diferencia con respecto a los anteriores trabajos del director.

Se nota su influencia, sin embargo, en los tintes dramáticos de esta comedia que explora temas como la infidelidad y las adicciones en el marco de una amistad de toda la vida.

El propio director no la define como una comedia sino como "un thriller psicológico con un trasfondo de comedia" refiriéndose a la cantidad de escenas dramáticas que se intercalan con momentos hilarantes.

Ronny, encarnado por Vince Vaughn ("The Break-Up"), descubre que la mujer de su mejor amigo y actual socio, Nick (Kevin James, "Hitch"), está teniendo una aventura.

Es un momento delicado en la vida de ambos ya que Nick está desarrollando un motor eléctrico que emula el rugido de los coches de los años 70. Este invento podría hacer que ambos firmaran un contrato con una empresa automotriz por lo que Ronnie no sabe si contarle a su amigo lo que ha descubierto.

El protagonista no sabe enfrentarse al problema y termina preocupando a su pareja (Jennifer Conelly, "Requiem for a dream"), que cree que ha vuelto a caer en su adicción al juego, de la que se supone se había recuperado un par de años atrás.

Ryder interpreta a Geneva, la mujer de Nick, en el papel de manipuladora que a la vez se siente culpable. Channing Tatum ("Dear John") es Zip, el joven con el que Geneva engaña a su marido y uno de los personajes más graciosos del filme.

Connelly, que lució embarazo en la presentación de la película, calificó su reencuentro con el director Ron Howard como "muy familiar".

La actriz había trabajado con Howard en la producción de "A Beautiful Mind" interpretando a la mujer de John Nash (Russell Crowe), papel que le granjeó un Oscar como mejor actriz de reparto.

"Trabajaría con Ron cuantas veces me lo pidiera", declaró.

EFE