El actor texano Tommy Lee Jones, que debutó como director con la prestigiosa "The three burials of Melquiades Estrada", volverá tras las cámaras con "The homesman", película ambientada en Arkansas en la segunda mitad del siglo XIX y de la que habló con Efe en el Festival de San Sebastián.

En 1862, el gobierno de los Estados Unidos publicó la primera Homestead Act, según la cual aquellas personas que consiguieran establecerse en los territorios más agrestes del país durante dos años se convertirían automáticamente en propietarios de los mismos.

"Mucha gente intentó asentarse en estos territorios, pero muchos no lo consiguieron y, en el mejor de los casos, sufrieron lo indecible por sobrevivir. Me interesó mucho esta historia, especialmente desde el punto de vista de las mujeres", explicó hoy en una entrevista con Efe horas antes de recibir el Premio Donostia que el festival le ha concedido en reconocimiento a su carrera.

Eso sí, tardará todavía en activar el proyecto, pues requiere unas fechas muy específicas y no podrá tenerlas libres hasta 2015.

"Tiene que ser en marzo, porque necesito ambientes nevados y hierba verde. Espero que por esas fechas, en un plazo de cuarenta y cinco días, pueda obtener ambas", dice, mientras se reserva sus ideas respecto al reparto.

Y así, uno de los pocos actores de Hollywood que ha ganado un Oscar por una película de acción, "The fugitive", vuelve a ese terreno emocional, de arraigo y desarraigo, de naturaleza y brutalismo, con el que triunfó en Cannes en "Los tres entierros de Melquíades Estrada".

En una entrevista en la que limita sus temas (prohíbe hablar de política o de disfunción eréctil, a propósito de la temática de su filme "Hope springs") y responde a cualquier cuestión reflexiva con un "yo no soy columnista de opinión ni psicoterapeuta", Jones solo se siente cómodo hablando de su carrera como director.

EFE