El reconocido pintor y artista plástico Gerardo Chávez es un hombre lleno de creatividad que plasma en sus obras toda su pasión e inventiva. En su afán por difundir y contribuir al arte en nuestro país creó el  Museo de Arte Moderno en Trujillo, lugar en que pone a disposición del público su diversa colección  pictórica.

Para este incansable animador cultural la construcción de este museo es uno de sus sueños hechos realidad. Los ingresos que obtuvo por la venta de los muchos cuadros que creó con la temática del carrusel los destinó para materializar este anhelo.

“Los vendí casi todos y no sabía qué hacer con ese dinero. Honestamente no soy amigo de tener mucho dinero, sino cosas que yo amo. Así que con un joven arquitecto y  mis albañiles comencé este museo. El carrusel en sí tuvo un aporte genial”.

Gerardo Chávez se inició en el mundo de los trazos y el color a la edad de 22 años. Obtener su propio estilo no ha sido fácil, un largo pero fructífero camino lo llevó a autodescubrirse. En sus obras se refleja el crecimiento y evolución de su personalidad artística.

“Uno va sufriendo la mutación de lo clásico al mundo moderno, a partir de ese cambio tomo conciencia, veo la forma que a mí me interesa y comienzo a jugar con la metamorfosis para conseguir las formas que son  más simbólicas y cercanas a mí”.

Ahora en la madurez de su vida en sus cuadros Chávez destaca la presencia de figuras y formas que se entrelazan entre el mundo real y onírico. También resaltan en sus creaciones la utilización de color monocromo  y la  presencia de espectros.

“Yo creo que  son como semidioses que dan ese misterio que necesita acompañar mi obra, que es en cierto modo figurativa. Entonces esos fantasmas conviven con el interior de uno, con las cosas sufridas, amadas o maravillosas”.

Visítenos en: http://www.facebook.com/peruanosensusalsaRPP