Víctima de Tarata sintió pánico por falsa bomba en Miraflores

Vanessa Quiroga Carbajal, ahora de 24 años, fue considerada "la niña símbolo de la paz", dijo a RPP Noticias que volvieron a su mente las imágenes del atentado terrorista de 1992, en que perdió una pierna.

La falsa alarma de bomba en Miraflores hizo revivir momentos de terror a Vanesa Quiroga Carbajal, una de las víctimas del atentado terrorista en la calle Tarata, el año 1992, y en el que perdió la pierna izquierda.

Ahora de 24 años de edad, fue considerada "la niña símbolo de la paz", y aunque ha pasado más de una década de aquel trágico día, el pánico regresó hoy a su vida, precisamente cuando se cumplen 19 años de la captura del cabecilla terrorista Abimael Guzmán.

En diálogo con RPP Noticias, contó que cuando escuchó la noticia sobre una supuesta bomba en una agencia bancaria en la avenida Larco, cerca a la calle Tarata, volvieron a su mente las imágenes de aquella fatal explosión de la que fue víctima.

"Asustada escuché la noticia, me empezó a temblar el cuerpo, quería llorar, tenía impotencia, porque pensé que mi mamá estaba allá", señaló.

"No puede ser tanta cobardía, por qué tienen que atacar al pueblo peruano. Los civiles no tenemos nada que ver con los problemas que ellos (los terroristas) quieren causar", manifestó.

El atentado en Miraflores de 1992 consistió en la explosión de un coche bomba en la cuadra 2 de la calle Tarata, en pleno corazón de Miraflores, realizada por el grupo terrorista Sendero Luminoso.