La alcaldesa de Lima, Susana Villarán de la Puente, justificó la operación de desalojo realizada esta madrugada en la urbanización Manzanilla, en el Cercado de Lima, al afirmar que ese ha sido un "rescate social, ambiental y del delito".

En conferencia de prensa dijo que si bien en el operativo en el que intervinieron más de 3 mil policías, hubo resistencia por parte de los comerciantes informales que ocupaban la vía pública, la diligencia fue totalmente pacífica.

Villarán dijo que ahora han sido liberadas nueve manzanas de la urbanización Manzanilla, luego del desalojo de 350 puestos que invadían la vía pública.

Detalló que en la zona se configuraban una serie de delitos como la asociación ilícita para delinquir, estafa, extorsión, usurpación agravada y en contra del medioambiente, entre otros.

"Una contaminación del aire con elementos cancerígenos por la quema al aire libre de cobre, de bicicletas, generando gases muy tóxicos para las personas que viven ahí, niños, adultos mayores, hombres y mujeres", expresó.

La autoridad edil dio lectura a una carta escrita por los vecinos de Manzanilla en la que expresan a la Municipalidad de Lima su agradecimiento por la recuperación de las nueve manzanas de la mencionada urbanización.

“NO SON GENTE POBRE”

Villarán, quien ha confirmado que postulará a la reelección, dijo que su gestión continuará con otras operaciones similares en favor de la seguridad, el orden y el principio de autoridad.

Alegó que las personas desalojadas "no son gente pobre" sino que se beneficiaban a costa del pago de arbitrios de los vecinos.

Informó que ya hay una obra licitada en la urbanización Manzanilla, ahora que "el lugar está limpio". Abarcará nuevas pistas, nuevas veredas y sembrado de árboles en el marco del proyecto del presupuesto participativo.

"El lugar está limpio y la obra empieza inmediatamente estimados vecinos. Agradecerles su confianza, han esperado pero les hemos cumplido", sentenció.