Las provincias del suroeste de Argentina afectadas por las emanaciones del volcán chileno Calbuco, que hizo erupción el miércoles, iniciaron hoy las tareas de limpieza debido a una mejoría en la situación, aunque la ceniza se mantiene en la zona y ha causado la cancelación de numerosos vuelos.

Neuquén, Río Negro y Chubut permanecen como las provincias más afectadas mientras que en el resto del país la nube de ceniza fina arrastrada por el viento, que este viernes llegó hasta Buenos Aires, inició su dispersión, informó el Servicio Meteorológico Nacional argentino en su último informe.

En la provincia de Neuquén la situación general experimentó una mejoría en las últimas 24 horas, indicó el Gobierno provincial en un comunicado difundido por la agencia oficial Télam.

A menos que las condiciones cambien, está previsto que mañana se desarrolle con normalidad la jornada electoral que renovará cargos locales y regionales, entre ellos el de gobernador.

"(El volcán) se encuentra activo, pero declinante; y eso es muy bueno para nosotros (...). Están todos los elementos dados para realizar la jornada democrática", manifestó el actual gobernador, Jorge Sapag, en declaraciones a los medios locales.

Además, el paso internacional "Cardenal Samore" volvió a abrir durante el día para vehículos livianos, particulares y para el transporte público de pasajeros, señalaron las autoridades de la turística localidad neuquina de Villa La Angostura, una de las más afectadas.

En la también turística localidad de San Carlos de Bariloche, provincia de Río Negro, comenzaron las labores para recuperar la normalidad pero se mantiene la alerta por la inestabilidad del volcán y el aeropuerto local permanece cerrado.

Los vuelos desde y hacia la zona sureste permanecen cancelados y también han experimentado suspensiones los vuelos hacia otras ciudades argentinas, como Bahía Blanca, por la presencia de cenizas en la zona de los aeropuertos.

Asimismo, hoy permanecían cancelados algunos vuelos a Buenos Aires de compañías internacionales como American Airlines o Delta, que ayer decidieron suspender preventivamente sus operaciones por la llegada de la nube de cenizas al aeropuerto internacional de Ezeiza.

El Calbuco, de 2.015 metros de altitud, sorprendió con una violenta erupción este miércoles por la tarde, tras 42 años de inactividad, que provocó una enorme columna de humo, ceniza y rocas de más de 15 kilómetros de altura.

Una segunda erupción se registró en la madrugada del jueves aunque durante las últimas horas el volcán ha perdido energía paulatinamente, pero el Servicio Nacional de Geología y Minería chileno ha advertido que los niveles de peligrosidad se mantienen.

EFE