"Ella tenía que recibir un escarmiento". Este es el crudo testimonio de Carlos Javier Hualpa Vacas (38), quien roció con gasolina e inmediatamente prendió fuego en un bus a Eyvi Liset Ágreda (22), una joven que rechazó ser su pareja. Previo a la orden prisión preventiva en su contra, él confesó ante la Policía y trató de defender su accionar indicando que esta señorita le debía dinero por la compra de unas zapaitllas.

“Como no me pagaba, yo sentí que me había utilizado. Y no me pagaba entonces… Ese día yo me sentía tan cargado, no podía dormir. No dormía, me ponía a llorar. Estaba tenso con la cabeza, y ella muy feliz haciendo su vida normal. Y yo estoy muy fregado. (…) Alguien tenía que ponerle un alto. Alguien tenía que decirle la humildad que necesita, porque ella se sentía la última pepa del monte. Yo en mi mente pensaba, (pero) se me nubló la mente. ¿Sabes qué? Ella tenía que recibir un escarmiento”, es lo que se le escucha decir a Hualpa en un video difundido, este domingo en Reporte Semanal.

La venganza

Con la finalidad de acogerse a beneficios penitenciarios, relató a la Policía cómo es que planificó su ataque. Indicó que compró la gasolina en un grifo cerca a su casa y que este atentado lo habría planificado desde hace un mes, después de que Eyvi se negara a responder sus llamadas.

“Quería hacerle daño a su cara, porque ella se aprovechaba de eso. (…) Tenía un ego tan elevado que a veces presumía, entonces yo quería acabar con eso porque yo sabía que a mí no más no me había hecho eso. Sino que le había hecho a otros también”, contó. “Ella siempre decía que su cara era bonita, tenía el ego tan elevado que presumía, entonces yo quería acabar con eso, porque sabía que a mí no más no me había hecho eso”. 

Lágrimas de cocodrilo

Hualpa se mostró arrepentido de su accionar este viernes cuando escuchó la lectura del juez quien aprobó la prisión preventiva de nueve meses, presentada por la Fiscalía en su contra. “Yo no soy violento. Yo no me drogo”, dijo en el interrogatorio. Sin embargo, lo premeditó muy bien.

“Yo sabía que afuera hay cámaras, en San Isidro hay cámaras por todo lugar y que si yo hacía algo, las cámaras me iban a ver y yo sabía que en el bus no hay cámaras. Pero lo pensé bastante, un montón. Lo pensé mucho, pero cuando se cayó la tapa del yogurt… ya yo decía es ahora o nunca. Realmente no tenía las intenciones de dañar a nadie”, dijo Hualpa.

Carlos Hualpa será recluido este lunes en el penal Ancón I, para cumplir una prisión preventiva de 9 meses. | Fuente: Andina


¿Qué opinas?