Pidieron reembolso: El polémico final de WWE Hell in a Cell que desató la ira de los aficionados

Una de las luchas más esperadas de la noche terminó siendo la gota que derramó el vaso en la aún incierta situación interna de WWE.

"La violencia" en el ring hizo que la lucha terminara, algo que desgustó a los fanáticos. | Fuente: WWE

Hell in a Cell iba a ser un evento inolvidable, ya sea porque WWE tuvo una semana de ensueño con sus premieres de temporadas en SmackDown y RAW y el PPV sería el cierre perfecto, o porque la lucha de Seth Rollins vs. Bray Wyatt llegaba con tantas expectativas que cualquier fanático lo esperaba con ansias. Y, ciertamente, la noche del domingo consiguió quedarse en la memoria de ellos, aunque no por los motivos adecuados.

Los aficionados de la lucha libre están molestos con el pésimo final que obtuve Hell in a Cell 2019 a pesar del buen inicio del espectáculo. Rollins defendería su Título Universal de WWE ante The Fiend, un luchador que estaba siendo preparado de tal manera que muchos lo asemejaban a The Undertaker, pero las malas decisiones tomadas por los creativos (y directamente Vince McMahon) echaron a perder la velada, tanto que el público se quedaría hasta una hora después de terminado HIAC pidiendo reembolsos.

La rivalidad o feudo fue bien construida. The Fiend vino atacando leyendas de manera espectacular en los RAW de semanas anteriores y la credibilidad del personaje llegaba en ascenso. Por su parte, Rollins había recuperado el cinturón de manera limpia ante Brock Lesnar. Tras su defensa ante Braun Strowman, pocos dudarían de la capacidad de confrontación que tendría ante el nuevo “demonio”.

Un golpe a tus raíces, un disparo a tus propios pies

Los dos luchadores se verían la cara en medio de una jaula de acero pintada de rojo. Sin embargo, llamaba la atención la luz roja que acompañaría todo el combate. Si bien es cierto, al inicio quedó perfecto, con el desarrollo del combate se tornó molesta e incómoda.

La lucha fue como si de powerhouses se tratara. Inicio técnico, utilización de algunas sillas (nada fuera de lo común) y llegaría el nuevo nivel de sobrevaloración a Wyatt: aguantó 12 pisotones a la cabeza de Rollins (su finisher) sin sufrir riesgo alguno. Existe un límite entre los finales falsos y llegar a la exageración de los ataques finales y esta lucha fue ejemplo perfecto de ello.

Los fanáticos ya empezaban a abuchear, pero estaban del lado de Wyatt, por lo que no importaba mucho que se llegue hasta un punto ridículo de golpes. Sin embargo, lo que seguiría no tendría el perdón de nadie.

El hasta ahora campeón universal perdía la locura y no sabía como derrotar a The Fiend, por lo que empezó a lanzar sillas al ring. Pese a los golpes, no encontraba el camino hacia la victoria, hasta que encontró un mazo. “En su locura”, le dio en la cabeza a Wyatt. El árbitro, quien ya había advertido a Rollins que no lo haga, descalificó a Rollins e hizo sonar la campana.

¿Por qué paras una lucha de Hell in a Cell (los cuales no tienen forma de ganar vía descalificación) por eso? Es un bookeo (es decir, un movimiento planeado por los creativos), por lo que el impacto del golpe estaba planeado y, como venían armando al personaje de Wyatt, podía haberlo resistido. El público estaba furioso y ya coreaba “AEW, AEW, AEW”.

Y sí, los fanáticos se quejan porque los Hell in a Cell no son nuevos y siempre fueron violentos, llegando a grados más extremos que lo visto ayer.

Decenas de árbitros ingresarían para revisar la condición del retador, pero este se levantaría, agarraría la mandíbula del campeón y lo haría sangrar a chorros, algo que pudo impactar mucho antes de ese momento, pero que para ese momento ya no importaba.

#CancelWWENetwork

Los abucheos eran generales. La transmisión en WWE Network, la plataforma de videos de la empresa, había terminado, pero en Twitter los videos desde el recinto no se hacían esperar. Las miles de personas en el Golden 1 Center de Sacramento, California, no paraban de gritar “Reembolso” ante el terrible final.

La situación tras bastidores era de terror. Según los reportes de medios especializados, los luchadores no sabían qué estaba ocurriendo. Sin embargo, Fightful reportó que Vince McMahon estaba riendo a carcajadas con la reacción del público. Pero la situación no era para eso: los asistentes lanzaron comida y cosas a Rollins mientras se retiraba del ring.

Sean Waltman (X-PAC) dijo explícitamente en una transmisión en vivo de la propia WWE que “aunque no lo vuelvan a invitar, no puede creer que un combate Hell in a Cell pueda terminar en descalificación”.

En Twitter, la campaña #CancelWWENetwork se hizo tendencia y miles de usuarios subían sus capturas de pantallas dejando el servicio. 

El video oficial subido por WWE a YouTube posee, por el momento, 9 mil likes y 40 mil dislikes en total.

Durante las últimas semanas, mucho se habló de la llamada nueva guerra en la industria contra All Elite Wrestling. Sin embargo, acciones como estas solo reflejan cómo Vince McMahon y compañía están cavando su propia tumba ellos mismos.

¿Qué opinas?

¿Qué opinas?