El evento central fue el más criticado de los últimos meses. | Fuente: WWE

Con un final agridulce, WWE nos presentó una nueva edición de Hell in a Cell, uno de los eventos más esperados del año, desde el Golden 1 Center en Sacramento, California.

De manera general, el pague por ver tuvo grandes momentos. Sin embargo, también ha reflejado un problema que se viene acarreando desde los últimos meses: la improvisación. El ejemplo más cercano fue el terrible final que tuvo con una descalificación en medio de la lucha de jaula de acero entre Seth Rollins y Bray Wyatt por el título universal. ¿Desde cuando no está todo permitido en un Hell in a Cell?

Resultados generales

Natalya venció a Lacey Evans

Becky Lynch derrotó a Sasha Banks en la celda infernal y retuvo su campeonato femenino de RAW

Roman Reigns y Daniel Bryan derrotaron a Eric Rowan y Luke Harper

Braun Strowman y The Viking Experience derrotaron a OC por descalificación

The Kabuki Warriors derrotó a Alexa Bliss y Nikki Cross y son las nuevas campeonas por parejas

Chad Gable derrota a King Corbin

Charlotte es la nueva campeona de SmackDown al derrotar a Bayley

Bray Wyatt ganó por DQ a Rollins, pero no consiguió el campeonato universal

Lo bueno

Buen PPV sin contar el evento central. En cuanto a emociones, movidas y técnicas, Hell in a Cell sorprendió al presentar combates que realmente conectaron con el público.

El plato fuerte fue la lucha de celda infernal entre “The Fiend” Bray Wyatt y Seth Rollins. Verlos luchar bajo esa luz roja fue realmente único. El ambiente de lucha se notaba tensa y lúgubre, lo que demuestra que la construcción del personaje iba en camino correcto. Sin embargo, no debió terminar como terminó y más adelante veremos por qué.

 

La lucha entre Sasha Banks vs. Becky Lynch fue increíble y fue la mejor de la noche: tuvo grandes spots no convencionales en la jaula que ni en peleas masculinas hemos obtenido.

Roman Reigns y Daniel Bryan congenian excelentemente y les cae de maravilla la mitad de cartelera, mientras que Harper y Rowan siguen luciendo imponentes tras su regreso como tag team.

El cambio de los títulos femeninos por pareja. Las Kabuki Warriors ya demostraron gran tecnicismo y un turn heel les otorgan mayor peso como personajes titulares de la división.

No olvidar la pirotecnia, ese pequeño impulso que puede llenar de vida a todo un coliseo que espera acción en el ring.

Lo malo

Terrible final para el evento y mal presagio sobre “The Fiend”. Primero, sabíamos que una derrota sería perjudicial para el nuevo personaje de Wyatt, pero ¿hacerlo ganar por descalificación en una lucha donde se supone que todo está permitido? Asimismo, la resistencia brindada al personaje es de doble filo: esta noche, Rollins le aplicó 12 pisotones a la cabeza y ni así pudo derrotarlo por cuenta de 3.

Algunos resultados. Por ejemplo, sigue pareciendo injusta la derrota de Banks ante “The Man”, ¿cuánto más retrasarán el campeonato de “The Boss”?

El acompañante de The Viking Raiders fue… ¡Oh sorpresa! Braun Strowman, el nombre más predecible para rivalizar contra The Original Club. La cereza del pastel es cómo finalizó el encuentro: descalificación porque todo OC atacó a “monstruo entre hombres”.

Y el sinsabor que tendremos que soportar todo el año: King Corbin funciona como heel, pero no como King of the Ring.

Lo feo

Mitad de cartelera hecha en las últimas horas. Hell in a Cell fue como la tarea hecha a última hora por el alumno que siempre aprueba con las justas, pero que, esta vez, jaló. 

Sin embargo, lo peor de todo es que finalmente hemos visto sangre deliberada en el ring de WWE, pero fue tan malo el evento que pasó desapercibido. 

Y sí, la fanaticada esta tan descontenta con el final, que los asistentes gritaron "reembolso" en el recinto:

¿Qué opinas?

¿Qué opinas?