Daniela Ospina, esposa de James Rodríguez, retornará al voleibol

La compañera de James Rodríguez volverá a jugar voleibol, deporte que tuvo que dejar cuando se mudó de Colombia a Europa. Entérate aquí en que club jugará.
Facebook Daniela Ospina

Daniela Ospina, esposa del jugador del Real Madrid James Rodríguez, ha elegido el club Voleyplaya Madrid, de la segunda categoría, para regresar al voleibol, deporte que dejó de practicar cuando su marido fichó por el Mónaco.

Ospina, de 22 años de edad y 1.83 de estatura, "comenzará esta semana los entrenamientos con sus nuevas compañeras y cuando ella esté lista, rellenará la ficha", explicó el presidente del ckub.

"Nos costó muchísimo contactar con ella. Lo intentamos a través de las redes sociales pero finalmente quien nos facilitó el acceso a ella personal Real Madrid. Fue ella quien finalmente se puso en contacto con nosotros", relató el presidente del Voleyplaya Madrid.

"Sabíamos que tenía ofertas de otros clubes -prosiguió- pero nos eligió a nosotros. Creo que Daniela valora sentirse a gusto, poder entrenar en Madrid, con chicas de su edad, en un pabellón tranquilo", comentó Pascual.

Ospina dejó su Colombia natal en verano 2010 para acompañar a James Rodríguez a Portugal, tras su fichaje por el Oporto. Durante la estancia del matrimonio en tierras lusas, Daniela jugó en el Leça. La temporada 2013-2014, el delantero jugó en el Mónaco y su esposa, embarazada de su hija Salomé, abandonó la práctica deportiva.

"Ahora ha visto una posibilidad de volver a jugar. Está ansiosa por hacerlo y para nosotros supone un gran refuerzo", admitió Pascual.

"Ella va a intentar recuperar la forma física sin ningún tipo de presión. En breve comenzarán las pruebas típicas de la pretemporada. No ha puesto ninguna condición rara" tras elegir al Voleyplaya Madrid. "Está dispuesta a jugar y a viajar porque le hace mucha ilusión volver a jugar. Le daremos todo el tiempo que necesite y cuando ella quiera rellenamos la ficha. Tenemos de plazo hasta enero. Lo importante es que recupere la forma y se sienta bien", añadió.

"¿Sueldo?. No creo que con la ficha que tiene su marido necesite algo. Nosotros somos un club muy modesto. No pagamos a las jugadoras. Solemos ayudarlas en sus estudios o en el alquiler del piso con 200 ó 300 euros. De lo que sí presumimos es de la gran afición que tenemos y de nuestros doscientos abonados, a los que cuidamos mucho", declaró.

EFE