La polémica despertó en Londres cuando los deportistas revelaron, a pocos días del inicio de los Juegos Olímpicos, que muchos atletas mantienen relaciones sexuales en la Villa Olímpica.

Ante eso, los organizadores decidieron incrementar el número de condones en la Villa, ya que para los deportistas más jóvenes la experiencia resulta ser una oportunidad para mantener relaciones ocasionales.
 
El nadador estadounidense Ryan Lochte aseguró que "el 70% o 75% de los deportistas" tiene sexo en el Parque Olímpico, confesiones que fueron avaladas por la modelo y arquera del equipo norteamericano de fútbol femenino, Hope Solo.
 
La deportista causó revuelo con sus declaraciones a pocos días del inicio de las Olimpiadas: "Como es una experiencia única, todos quieren tener muchos recuerdos, ya sean sexuales, en las fiestas o en las competiciones. He visto gente practicando sexo en los matorrales".
 
Para esta cita se prevee que cada deportista cuente con unos quince preservativos. En Pekín se agotaron los 80 mil distribuidos, por lo que en Londres se otorgará 150 mil.