Equipos de élite de la policía y el Ejército británico iniciaron en el río Támesis, a su paso por Londres, un ensayo general del sistema de seguridad que se desplegará durante los Juegos Olímpicos del próximo verano.

Scotland Yard y los Marines británicos coordinaron un ejercicio para "familiarizar" a los agentes y los soldados con los escenarios ficticios de "catástrofe" con los que trabajan de cara a los Juegos, que comenzarán el 27 de julio.

Durante esta semana, 44 oficiales de policía patrullarán el río en embarcaciones de "respuesta rápida", apoyados por 94 miembros del Ejército británico y un helicóptero de la Marina.

Las maniobras están diseñadas para "asegurar de que todos los miembros del equipo tienen el mismo nivel de conocimiento sobre cómo actuaremos en el río y cómo nos coordinaremos", señaló el responsable de la operación de seguridad de los Juegos, Chris Allison.