En la pasada velada boxística en el Coliseo Eduardo Dibós (San Borja) en la que el peruano Alberto Rossel consiguió el título minimosca de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), hubo muchos luchadores que amenizaron la previa con vistosas peleas.

Precisamente en una de estas apareció Valeria Mejía, una joven madre, que a sus cortos 25 años demostró tener mucho coraje y ‘pasta’ de campeona.

RPP Noticias precisamente la buscó para conocer más de ella. Si bien demostró tener una mirada tierna, no es de confiarse. Y es que Valeria es una chica fuerte cuya vida ha estado siempre ligada a los deportes, sobre todo de contacto. Ojo ladrones.

"Mi sueño siempre fue ser una buena atleta. Todos los días sigo aprendiendo. Soy consciente que estoy en proceso de aprendizaje y aún me queda mucho por aprender. Esas ideas son las que yo quiero transmitirle a mis nietos y mi familia", indicó a RPP Noticias.

“Hace más de un año que compito en competencia de submission, piso, todo eso. Por ahí un día empecé a boxear y mi profesor vio que tenía potencia y me dijo que podía ser una buena boxeadora”, indicó Valeria, quien agregó que la pasada pelea ante Rocío Gaspar en la preliminar del combate de ‘Chiquito’ será una de las pocas que la verán practicando box.

Y es que la popular ‘Galáctica’, como se hace llamar, se confesó fanática de los deportes de contacto. ¿Su favorito? El jiu-jitsu.

"Es un deporte muy bonito. Te enseña mucha disciplina y a entender que no puedes meterme con alguien así nomás. Siempre va haber alguien más fuerte que yo. Recién soy cinturón azul, me falta el morado, el marrón, para llegar al negro", dijo la luchadora entre risas.

Hoy en día se encuentra alistándose para entrar al octogonal, es decir a practicar artes marciales mixtas. Así como lo lee. Sin lugar a dudas más adelante tendremos novedades de Valeria. Solo queda esperar sus buenas nuevas.