COVID-19 en Bolivia | Fuente: EFE

La bendición llegó este Jueves Santo desde las alturas en la ciudad boliviana de Cochabamba, con un sacerdote esparciendo el agua bendita desde los cielos en un helicóptero, ante las restricciones para salir a las calles por la cuarentena decretada en Bolivia por el coronavirus.

Una gran parte de la población ha tenido que adecuar su vida al confinamiento, incluida la Iglesia católica, que en el departamento central de Cochabamba decidió realizar un sobrevuelo para repartir la bendición a sus feligreses que están en sus casas.

La parroquia Santa Ana de Cala Cala coordinó el sobrevuelo, que partió en la mañana hora local desde el grupo de Caballería del Ejército, para recorrer distintos barrios de Cochabamba, una de las principales ciudades de Bolivia.

El Ministerio de Defensa en redes sociales mostró cómo el párroco se subió al helicóptero acompañado de una imagen del apóstol Santiago, un santo muy venerado en el país, y agua bendita para la bendición desde los cielos.

El sacerdote transmitió en vivo desde el helicóptero todo su recorrido, de casi una hora, para que los creyentes le acompañen virtualmente a través de las redes sociales de la parroquia.

Usualmente los fieles recorrían distintos templos de la ciudad este Jueves Santo, pero la cuarentena solo permite salir unas horas al día para compras de productos básicos, un día de lunes a viernes en función del número en que termina el carné de identidad para personas entre 18 y 65 años.

El Gobierno interino de Bolivia determinó respetar el festivo del Viernes Santo, por lo que nadie podrá salir a realizar las compras o al banco a cobrar una serie de ayudas sociales, algunas creadas específicamente ente la emergencia por COVID-19.

Según el último reporte del Ministerio de Salud, en el país hay 18 fallecidos y 264 casos confirmados de coronavirus.

(Con información de EFE)

¿Qué opinas?