Referencial

Un total de 23 ciudades brasileñas se han declarado hasta ahora en estado de emergencia tras los temporales de la madrugada del sábado que dejaron 12 muertos y 36.500 desabrigados en Río Grande do Sul, estado del sur de Brasil fronterizo con Argentina y Uruguay, informó hoy la Defensa Civil.

Otras 27 ciudades se declararon en estado de atención y pueden decretar el estado de emergencia en cualquier momento debido a las pérdidas provocadas por las fuertes lluvias, que dejaron miles de casas sin tejado, cultivos totalmente destruidos, bloqueos en varias carreteras y miles de personas sin servicio de energía eléctrica.

Entre las víctimas figuran cinco niños y cinco miembros de una misma familia, cuya casa fue sepultada por un deslizamiento de tierras en la ciudad de Igrejinha.

Los temporales, con vientos de hasta 80 kilómetros por hora, se prolongaron desde la noche del viernes hasta la mañana del sábado y afectaron, con deslizamientos de tierras, inundaciones y caídas de los postes del tendido eléctrico, diferentes regiones de Río Grande do Sul.

Los daños en el tendido eléctrico llegaron a dejar a cerca de 73.000 personas sin luz el sábado, de las que cerca de 6.000 continuaban en la mañana de este domingo sin el servicio.

El hecho más grave se registró en Igrejinha, municipio en el interior de Río Grande do Sul y en donde un deslizamiento de tierras sepultó seis viviendas y provocó la muerte de siete personas, cinco de ellas de la misma familia.

Entre las víctimas figuran el empresario Fernando Leite de Lima, su esposa y sus tres hijos, de 9, 19 y 22 años.

Otro deslizamiento en un barrio humilde de la ciudad de Nova Hamburgo sepultó una vivienda en la que estaban tres hermanos, de 9, 11 y 13 años, que murieron sepultados por el alud.

El derrumbe de un galpón en Fazenda Vilanova provocó la muerte de un agricultor que intentaba salvar sus herramientas de trabajo de una inundación, y en Sapucaia do Sul una persona murió electrocutada por cables de alta tensión que estaban en el piso.

El gobernador de Río Grande do Sul, Tarso Genro, sobrevoló hoy varias de las áreas afectadas y asistió al velatorio de algunas de las víctimas en Igrejinha.

Según el Instituto Nacional de Meteorología (Inmet), pese a que ya no llueve en ningún municipio de Río Grande do Sul, las condiciones meteorológicas aún son propicias para nuevas lluvias y ventarrones ocasionales.

-EFE