Entre los objetivos atacados estaba un edificio de cuatro pisos que el Ejército asegura que servía como la nueva sede de los Servicios de Seguridad de Hamás. | Fuente: EFE

El Ejército israelí atacó anoche unos ochenta objetivos militares en Gaza en respuesta al lanzamiento por milicianos palestinos de más de una treintena de cohetes hacia Israel, sin que por ahora se haya informado de víctimas mortales en ninguno de los dos lados.

Israel responsabilizó de los ataques al movimiento islamista Hamás -que controla de facto Gaza aunque no reclamó la autoría de los lanzamientos- y "en respuesta a sus graves acciones, docenas de aviones de combate, helicópteros y aeronaves del Ejército realizaron un ataque nocturno a gran escala contra aproximadamente ochenta objetivos" de ese grupo en la franja de Gaza, comunicó una nota militar.

Entre los objetivos atacados estaba un edificio de cuatro pisos que el Ejército asegura que "servía como la nueva sede de los Servicios de Seguridad de Hamás en el barrio de Daraj", en Gaza capital.

La nota afirma que el inmueble era propiedad de Hamás y que antes de comenzar el ataque, "las tropas pidieron varias veces a los residentes del edificio que lo abandonaran".

También se bombardearon "dos instalaciones avanzadas de fabricación de armas", "cinco complejos militares", "una base de entrenamiento en Rafah, un puesto de observación antiáereo en Beit Lahia" y "la entrada a un túnel ofensivo" en la localidad de Jan Yunis.

Israel identificó el lanzamiento de unos treinta proyectiles desde Gaza que empezaron sobre las 22.00 hora local (19.00 GMT), de los que el sistema de defensa antimisíles Cúpula de Hierro interceptó una decena, dos cayeron dentro del enclave costero y el resto en espacios abiertos en Israel. (EFE)


¿Qué opinas?