El hombre que ayer irrumpió con su automóvil en el desfile del Día de la Reina en la localidad holandesa de Apeldoorn causando cinco muertos y doce heridos falleció la pasada noche en el hospital, informa hoy la televisión holandesa NOS.

El vehículo que conducía Karst T., un ciudadano holandés de 38 años, rompió el cordón de seguridad poco antes del paso del autobús descubierto en el que viajaba la Familia Real y embistió al público allí concentrado, para acabar estrellándose contra un monumento cercano.

Tras la muerte del agresor, el número de víctimas del suceso asciende ya a seis.

Al ser interrogado por la Policía, Karst T., confesó que su acción fue intencionada y que se dirigía contra la Familia Real, aunque no detalló los motivos.

Según las autoridades, no tenía antecedentes penales ni tampoco de problemas psiquiátricos.

Los medios holandeses informan hoy de que el hombre, que iba a ser acusado de intento de atentado contra la jefa del Estado, trabajaba en una empresa de seguros, hasta que fue despedido recientemente.

El ataque motivó la cancelación inmediata de las festividades del Día de la Reina -que se celebra en todo Holanda- en Apeldoorn y en la mayoría de ciudades del país.

La Policía ha examinado minuciosamente en las últimas horas el vehículo y la casa del agresor, pero no ha encontrado ningún indicio de que hubiera ninguna persona más implicada.

EFE